La manicurista a quien le gustaba el barniz azul

—¿Qué color le pongo hoy, Sra. Espinoza? —pregunta Amalia a su clienta mientras le pasa el
muestrario con la gama de tonalidades de esmalte. —Si me permite, ¿por qué no se anima
por el nuevo tono azul? —sigue la manicurista notando que su clienta no logra decidirse por
un color en particular.
—¿Azul? No sé… acostumbro los matices clásicos, rojo cereza o vino, o el rosa melocotón o
fresa u otros tonos cuyos nombres recuerdan una fruta. El color más revolucionario por el
que me he dejado seducir es el rojo Ferrari. Hasta ahí. ¿Azul? No sé…
Amalia no se da por vencida y le muestra un esmalte nacarado, color cobalto, un tono oscuro e
intenso, su azul favorito, que recuerda la profundidad del océano, o el fondo aterciopelado donde
brillan las estrellas. Otras memorias le vienen a la mente, pero ahora necesita concentrarse y
convencer a su clienta.

—¿Verdad, que es muy bello? —argumenta mientras continúa a limar las uñas de Rosalba
Espinoza.
—Pues, ¿por qué no? ¡Un cambio es tan bueno como un descanso! —contesta con una
sonrisa la clienta. —Me da curiosidad ver la cara de mi marido. En primer lugar, quiero ver si
lo va a notar… —añade con un suspiro.
Amalia no cabe de gusto y efectúa una manicura aún más perfecta que de costumbre. Le pone todo
su esmero y su corazón; goza con cada pasada del delicado cepillito impregnado del líquido brilloso.
Rosalba Espinoza mira con admiración el trabajo terminado y deja a Amalia una buena propina.
A las siete de la noche, el salón de belleza queda arreglado y limpio, listo para para recibir la clientela
del día siguiente. Amalia se despide de sus compañeras y deja su lugar de empleo.
Su casa no queda muy lejos y disfruta de la caminata. Aún hay luz de día, pero es septiembre y ya los
días se acortan; razón demás de aprovechar la generosidad del verano indio hasta donde se deje.
Cruzando el umbral de la puerta, le saluda su gato Melisa y después de haberle respondido
acariciando su cabeza, Amalia sube a su cuarto. Saca una pequeña libreta azul de la mesita de noche
y anota: Señora Espinoza Rosalba, 25 de septiembre – número 146 – cobalto nacarado.

cuadernito en su lugar y baja a dar las croquetas a Melisa y a preparar para ella misma una ensalada
con pollo, mangos y aguacates. Después de la cena se sienta un rato en la terraza frente a su
minúsculo, pero bien arreglado jardín, disfrutando de una copa de vino y la tranquilidad del paisaje
frente a ella.

Guarda el cuadernito en su lugar y baja a dar las croquetas a Melisa y a preparar para ella misma una ensalada
con pollo, mangos y aguacates. Después de la cena se sienta un rato en la terraza frente a su
minúsculo, pero bien arreglado jardín, disfrutando de una copa de vino y la tranquilidad del paisaje
frente a ella.

La mañana siguiente Amalia se levanta un poco más tarde. Hoy no trabaja, como cada miércoles. Es
el día que visita a su madre. Los domingos ve a su padre en la residencia para personas mayores.
Aunque en pocas ocasiones su padre la reconoce, insiste en ir cada semana con la esperanza que le
toque un día de lucidez y que pronuncie su nombre con esta chispa en sus ojos que solía tener.
Hace una parada en la florería para comprar unas hortensias azules. Era su madre quien le había
explicado que el color de las hortensias cambia según el tipo de tierra en la cual están planteadas y
que necesitan una tierra ácida para que sus flores sean azules y no rosadas.

Sigue su camino, mirando las flores y pensando en su madre y su predilección por el color azul. En su
imaginación, Amalia ve aún los finos y largos dedos de su mamá presionando con fuerza y rapidez las
teclas redondas de la vieja máquina de escribir. El constante y rítmico movimiento casi formaban una
melodía. Sus uñas siempre perfectamente arregladas y pintadas de un azul profundo. Su madre
trabajaba en casa, mecanografiaba recetas y expedientes para varios médicos. Escuchaba las cintas
grabadas con la voz de sus empleadores y las transformaba en documentos. Los miércoles
descansaba para poder pasar tiempo con Amalia; hacía crepas para ella y sus compañeras que venían
a jugar a la casa. Amalia le confesó a su mamá que de grande también se pintaría las uñas con el
mismo color de barniz. Y su madre se reía.
Llegando a su destino deposita inmediatamente las flores y saca su libreta. Está ansiosa para contarle
a su mamá los nombres de las clientas a quienes convenció que eligieran el esmalte azul cobalto.
Este intercambio se había convertido en un ritual; un acto de complicidad y un momento de cercanía.
Unos minutos después se despide.
Al salir cierra la reja de la entrada del camposanto. Siente que la suave brisa lleva la lágrima en el
rincón de su ojo izquierdo, aunque sus labios se están transformando en una leve sonrisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MANEJAMOS LA INFORMACIÓN CON PRIVACIDAD

POLITICA DE PRIVACIDAD

De conformidad con lo establecido en la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares, Katrien De Moor pone a su disposición el siguiente aviso de privacidad:

Katrien De Moor, es responsable del uso y protección de sus datos personales, en este sentido y atendiendo las obligaciones legales establecidas en la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares, a través de este instrumento se informa a los titulares de los datos, la información que de ellos se recaba y los fines que se le darán a dicha información.

 

Además de lo anterior, informamos a usted que Katrien De Moor, tiene su domicilio en:

Résidence St. Georges

Chemin du Gué 6

Bâtiment A

01210 Ferney Voltaire (AIN)

Francia

Los datos personales que recabamos de usted serán utilizados para las siguientes finalidades, las cuales son necesarias para concretar nuestra relación con usted, así como para atender los servicios y/o pedidos que solicite:

  • Venta de libros
  • Envío de ebook
  • Envío de historias cortas
  • Envío de boletín informativo
  • Comunicar información acerca de eventos, webinars, entrevistas, noticias
  • Compartir información a través de un blog

Para llevar a cabo las finalidades descritas en el presente aviso de privacidad, utilizaremos los siguientes datos personales:

  • Nombre
  • Correo electrónico
  • País de procedencia
  • Asunto de interés
  • Mensaje compartido por el lector

 Por otra parte, informamos a usted, que sus datos personales no serán compartidos con ninguna autoridad, empresa, organización o persona distintas a nosotros y serán utilizados exclusivamente para los fines señalados.

Usted tiene en todo momento el derecho a conocer qué datos personales tenemos de usted, para qué los utilizamos y las condiciones del uso que les damos (Acceso). Asimismo, es su derecho solicitar la corrección de su información personal en caso de que esté desactualizada, sea inexacta o incompleta (Rectificación); de igual manera, tiene derecho a que su información se elimine de nuestros registros o bases de datos cuando considere que la misma no está siendo utilizada adecuadamente (Cancelación); así como también a oponerse al uso de sus datos personales para fines específicos (Oposición). Estos derechos se conocen como derechos ARCO.

Para el ejercicio de cualquiera de los derechos ARCO, se deberá presentar la solicitud respectiva a través del siguiente correo electrónico:

contacto@katdemoor.com

Lo anterior también servirá para conocer el procedimiento y requisitos para el ejercicio de los derechos ARCO, no obstante, la solicitud de ejercicio de estos derechos debe contener la siguiente información:

  • Nombre
  • Teléfono
  • Contenido o motivo de la solicitud
  • Firma

La respuesta a la solicitud se dará en el siguiente plazo: máximo 15 días hábiles, y se comunicará de la siguiente manera:

A través de correo electrónico contacto@katdemoor.com

A través del teléfono  +41 78 605 7446

Los datos de contacto de la persona o departamento de datos personales, que está a cargo de dar trámite a las solicitudes de derechos ARCO, son los siguientes:

  1. Nombre del responsable: Katrien De Moor
  2. Domicilio:

Résidence St. Georges

Chemin du Gué 6

Bâtiment A

01210 Ferney Voltaire (AIN)

Francia

  1. Teléfono: +41 78 605 7446
  2. Correo electrónico: contacto@katdemoor.com
  3. Otro medio de contacto: katdemoor.com

Cabe mencionar, que en cualquier momento usted puede revocar su consentimiento para el uso de sus datos personales. Del mismo modo, usted puede revocar el consentimiento que, en su caso, nos haya otorgado para el tratamiento de sus datos personales.

Asimismo, usted deberá considerar que para ciertos fines la revocación de su consentimiento implicará que no podamos seguir prestando el servicio que nos solicitó, o la conclusión de su relación con nosotros.

Para revocar el consentimiento que usted otorga en este acto o para limitar su divulgación, se deberá presentar la solicitud respectiva por escrito, mediante el envío de una carta o solicitud en formato libre a la siguiente dirección:

contacto@katdemoor.com

Del mismo modo, podrá solicitar la información para conocer el procedimiento y requisitos para la revocación del consentimiento, así como limitar el uso y divulgación de su información personal, sin embargo, estas solicitudes deberán contener la siguiente información:

  • Nombre
  • Teléfono
  • Contenido o motivo de la solicitud
  • Firma

La respuesta a la solicitud de revocación o limitación de divulgación de sus datos se dará a más tardar en el siguiente plazo: máximo 15 días hábiles, y se comunicará de la siguiente forma:

A través del correo electrónico: contacto@katdemoor.com

Nos reservamos el derecho a modificar o adaptar la presente Política de Privacidad en cualquier momento. Te recomendamos revisar la misma, y si te has registrado y accedes a tu cuenta o perfil, se te informará de las modificaciones. Usted puede solicitar información sobre si el mismo ha sufrido algún cambio a través del siguiente correo electrónico:

contacto@katdemoor.com

Recibe de manera gratuita una historia bellisima por tu suscripción.

LA ROSA BLANCA