LA HOJA BLANCA

Se queda mirando la pantalla blanca. Había abierto un documento en Word, pero las palabras no
llegan. Arriba dice “documento1”, no muy original como título, pero sin texto, imposible inventar uno
significativo. Su mente permanece en blanco al igual que el documento1.
Laura no recuerda haberse encontrado en tal situación cuando escribió su tercera novela, que tuvo
cierto éxito, gracias a la campaña de lanzamiento, su nueva página web y un equipo de marketing y
especialistas en redes sociales quienes la apoyaban.
¿Qué era diferente? ¿Será que se le acabaron las ideas, las memorias, las vivencias para crear nuevas
historias? De hecho, pensaba que esta vez sería más fácil. Ha tomado un año sabático, un año sin
fechas limites, 12 meses sin el constante flujo de correos electrónicos a los cuales contestar, 365 días
sin juntas ni videoconferencias. Parecía un sueño. Laura se imaginaba poder dedicar todo su tiempo a
la escritura, sin interrupciones. A Rafael, su esposo, le estaba yendo muy bien con su negocio de
cursos en línea y ella tenía sus ahorros y un ingreso constante, aunque modesto, de la venta de sus
libros y sus actividades regulares como coach y mentor para escritores novatos. Todo pareció encajar
perfectamente bien, el telón de fondo ideal para lanzarse a escribir su cuarta novela, ya con menos
estrés y más tiempo.
El cursor en su pantalla se queda parpadeando incansablemente, con paciencia o impaciencia, vete
tú a saber. Laura alza la cabeza, y se fija en el muro en frente, tan blanco como su pantalla. Su
habitación tan estéril como su mente.
El tema Over the Horizon saliendo de su teléfono la vuelve a la realidad. Es su amiga Verónica. Laura
duda unos segundos entre contestar y apagar el teléfono. No quiere distraerse, pero ¿distraerse de
qué? ¿de no hacer nada? Realmente tiene ganas de escuchar la voz optimista y alegre de Verónica.
—Verónica, ¡qué gusto!
—¿Qué haces? —suena del otro lado de la línea.
— Tratando de escribir — contesta con un suspiro enfatizando la primera palabra.
—Mmm, no te siento muy animada. Tal vez necesitas distraerte, hacer otra cosa, salir un poco.
Silencio.
—Mira, —continúa Verónica —nos vamos a tomar un café y charlamos un poco, ¿te parece?
Otro silencio.
—Okay, amiga, tienes razón, no tiene sentido quedarme aquí con la mirada fijada en una pantalla
blanca. Nos vemos en Café Latte en quince minutos.
Laura cierra su computadora, se pone un poco de lápiz labial, cambia su ropa cómoda por un vestido
floreado y saca sus zapatillas de tacón. Baja a la sala donde su marido está en videoconferencia con
un cliente. Para no interrumpir, le deja un post-it y le manda un beso con la mano antes de salir.
Llegando al salón de café, busca a Verónica, y de repente ve a su amiga con la mano moviéndose en
alto para llamar su atención.
Hay bastante gente en el local y se escuchan risas y charlas amenas en cada mesa. Laura no tarda en
acompañar a Verónica con un delicioso pastel de tres leches y un capuchino humeante y espumoso.

No es la opción menos calórica, pero sin duda una de las más ricas y confortantes. Justo lo que
ambas necesitan.
Laura nota las uñas de Verónica pintadas de un azul cobalto. Su compañera siempre las tiene en un
estado impecable. A cambio, a Laura no le gusta mucho pasar tiempo en el salón de belleza y darse
este tipo de cuidados; simplemente no tiene la paciencia para eso. La manicura de Verónica siempre
ha sido parte de su personalidad y de sus hábitos, nada particular, pero el color esta vez sí. ¡Azul!
Laura recuerda todas las tonalidades de rojo, yendo del vino profundo al rojo encendido, pasando
por el carmín, cereza, fresa y algunas frutas más. ¡Pero este tono está fuera de tono, o por lo menos
fuera de lo normal!
Verónica nota el asombro en los ojos de la persona en frente de ella y Verónica no tarda en
explicarle.
—La manicurista tiene una predilección por el azul, todos los matices. Cada vez que voy al salón trata
de persuadirme de escoger el azul como esmalte. ¡Y bueno, esta vez la dejé ganar! ¿Qué te parece?
—Pues, no está mal. Un cambio es tan bueno como un descanso, ¿verdad? Aunque me inclino más
por los colores tradicionales que acostumbras.
Ambas se ríen y toman otra probada del pastel y del café.
Laura no tiene mucho que contar más que expresar su frustración y desesperación con el síndrome
de la hoja blanca. Su amiga a cambio tiene varias anécdotas divertidas. La que le llama la atención a
Laura es un penoso incidente de Carlos, el esposo de Verónica. Con lujo de detalle y con las
gesticulaciones tan propias a su estilo de charlar, su compañera le relata que Carlos había dejado un
día sus llaves, teléfono, ropa en el casillero del gimnasio, y tras haber cerrado el candado se dio
cuenta que la llave del candado se quedó con sus otras pertenencias adentro. A Laura le brillan los
ojos de la risa cuando Verónica cuenta cómo Carlos se las arregló para salir del lío en el cual se había
metido, y que fueron finalmente un grupito de mujeres que le sacaron del apuro ya que todo el
personal se había ido y no era posible aventurarse a la calle con la toalla blanca como única prenda.
A Laura de repente se le ocurre que esta anécdota entraría muy bien en el capítulo que está
escribiendo y Verónica está encantada con esa idea.
Laura se siente diferente, relajada, optimista. Se da cuenta que para escribir no necesita encerrarse
ocho horas al día en su torre de marfil, lejos de la gente, las distracciones, la vida cotidiana, sino que
es necesario interactuar, salir, charlar, escuchar, observar y vivir la vida simplemente. Momentos a
solas si, pero no totalmente aislada del mundo exterior. Mantener el equilibrio es la solución.
Llegando de regreso a su casa, saluda a su marido con un beso y una sonrisa. Rafael ya está en la
cocina preparando la cena. Después de haberse cambiado, Laura se pone el delantal, lista para
ayudar a su marido y mientras que mezcla el risotto, le cuenta sobre su salida con Verónica. Después
de la cena, sube a su cuarto.
Abre su ordenador y antes de añadir la historia del incidente de Carlos a su novela, decide escribir
una historia corta con el título: la manicurista a quien le gustaba el esmalte azul…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MANEJAMOS LA INFORMACIÓN CON PRIVACIDAD

POLITICA DE PRIVACIDAD

De conformidad con lo establecido en la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares, Katrien De Moor pone a su disposición el siguiente aviso de privacidad:

Katrien De Moor, es responsable del uso y protección de sus datos personales, en este sentido y atendiendo las obligaciones legales establecidas en la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares, a través de este instrumento se informa a los titulares de los datos, la información que de ellos se recaba y los fines que se le darán a dicha información.

 

Además de lo anterior, informamos a usted que Katrien De Moor, tiene su domicilio en:

Résidence St. Georges

Chemin du Gué 6

Bâtiment A

01210 Ferney Voltaire (AIN)

Francia

Los datos personales que recabamos de usted serán utilizados para las siguientes finalidades, las cuales son necesarias para concretar nuestra relación con usted, así como para atender los servicios y/o pedidos que solicite:

  • Venta de libros
  • Envío de ebook
  • Envío de historias cortas
  • Envío de boletín informativo
  • Comunicar información acerca de eventos, webinars, entrevistas, noticias
  • Compartir información a través de un blog

Para llevar a cabo las finalidades descritas en el presente aviso de privacidad, utilizaremos los siguientes datos personales:

  • Nombre
  • Correo electrónico
  • País de procedencia
  • Asunto de interés
  • Mensaje compartido por el lector

 Por otra parte, informamos a usted, que sus datos personales no serán compartidos con ninguna autoridad, empresa, organización o persona distintas a nosotros y serán utilizados exclusivamente para los fines señalados.

Usted tiene en todo momento el derecho a conocer qué datos personales tenemos de usted, para qué los utilizamos y las condiciones del uso que les damos (Acceso). Asimismo, es su derecho solicitar la corrección de su información personal en caso de que esté desactualizada, sea inexacta o incompleta (Rectificación); de igual manera, tiene derecho a que su información se elimine de nuestros registros o bases de datos cuando considere que la misma no está siendo utilizada adecuadamente (Cancelación); así como también a oponerse al uso de sus datos personales para fines específicos (Oposición). Estos derechos se conocen como derechos ARCO.

Para el ejercicio de cualquiera de los derechos ARCO, se deberá presentar la solicitud respectiva a través del siguiente correo electrónico:

contacto@katdemoor.com

Lo anterior también servirá para conocer el procedimiento y requisitos para el ejercicio de los derechos ARCO, no obstante, la solicitud de ejercicio de estos derechos debe contener la siguiente información:

  • Nombre
  • Teléfono
  • Contenido o motivo de la solicitud
  • Firma

La respuesta a la solicitud se dará en el siguiente plazo: máximo 15 días hábiles, y se comunicará de la siguiente manera:

A través de correo electrónico contacto@katdemoor.com

A través del teléfono  +41 78 605 7446

Los datos de contacto de la persona o departamento de datos personales, que está a cargo de dar trámite a las solicitudes de derechos ARCO, son los siguientes:

  1. Nombre del responsable: Katrien De Moor
  2. Domicilio:

Résidence St. Georges

Chemin du Gué 6

Bâtiment A

01210 Ferney Voltaire (AIN)

Francia

  1. Teléfono: +41 78 605 7446
  2. Correo electrónico: contacto@katdemoor.com
  3. Otro medio de contacto: katdemoor.com

Cabe mencionar, que en cualquier momento usted puede revocar su consentimiento para el uso de sus datos personales. Del mismo modo, usted puede revocar el consentimiento que, en su caso, nos haya otorgado para el tratamiento de sus datos personales.

Asimismo, usted deberá considerar que para ciertos fines la revocación de su consentimiento implicará que no podamos seguir prestando el servicio que nos solicitó, o la conclusión de su relación con nosotros.

Para revocar el consentimiento que usted otorga en este acto o para limitar su divulgación, se deberá presentar la solicitud respectiva por escrito, mediante el envío de una carta o solicitud en formato libre a la siguiente dirección:

contacto@katdemoor.com

Del mismo modo, podrá solicitar la información para conocer el procedimiento y requisitos para la revocación del consentimiento, así como limitar el uso y divulgación de su información personal, sin embargo, estas solicitudes deberán contener la siguiente información:

  • Nombre
  • Teléfono
  • Contenido o motivo de la solicitud
  • Firma

La respuesta a la solicitud de revocación o limitación de divulgación de sus datos se dará a más tardar en el siguiente plazo: máximo 15 días hábiles, y se comunicará de la siguiente forma:

A través del correo electrónico: contacto@katdemoor.com

Nos reservamos el derecho a modificar o adaptar la presente Política de Privacidad en cualquier momento. Te recomendamos revisar la misma, y si te has registrado y accedes a tu cuenta o perfil, se te informará de las modificaciones. Usted puede solicitar información sobre si el mismo ha sufrido algún cambio a través del siguiente correo electrónico:

contacto@katdemoor.com

Recibe de manera gratuita una historia bellisima por tu suscripción.

LA ROSA BLANCA