Escribir en un café

Estoy sentada en Martel, un café ubicado en la sala de llegadas del aeropuerto de Ginebra. Vivo a 10 minutos en autobús y desde hace unas semanas escribo a ratos aquí.

El lugar es acogedor con su piso de madera, las mesas de un color oscuro y las sillas cómodas con una cubierta de cuero color beige. Los focos en el techo y algunas otras fuentes de iluminación brindan un ambiente cálido. El mostrador despliega tartas de espinacas y queso, canapés con salmón y camarones, cubiertas de una jalea brillante, hay croissants, “pains au chocolat” y bocadillos de queso con jamón aparte de una variedad de pastelitos. Todo se antoja.

El personal comienza a reconocerme, a pesar de la mascarilla que llevo al entrar. Este lugar se caracteriza por personas que están esperando su vuelo o que vienen a recoger un familiar o amigo. Hay pocas personas que son clientes regulares.

Trato de venir a la hora que normalmente tomo mi segundo café y cuando ya comienza a darme algo de hambre. De esa manera aseguro de consumir una de las especialidades de la casa y justifico ocupar un lugar en el negocio por una hora o a veces más. No me quedo más allá de eso. En dado caso que se me apetece pasar este límite, pido algo más sustancio de comer: una ensalada con una “quiché lorraine” o algo por el estilo. Aparte de eso, y a pesar de que en Ginebra no se acostumbra a dejar propina, trato de mostrarme generosa. Es una cuestión de aprecio, de establecer una relación con el personal del lugar. De esa manera, sé que siempre seré bienvenida y atendida con rapidez.

La pandemia me había convertido en una ermitaña, una persona que apenas reconozco. Soy bastante sociable, me gusta el contacto humano, charlar, incluso con extraños en el autobús o en un restaurante. Siempre he sido así. Aprendí que iniciar contacto con un desconocido resulta algo muy difícil para mucha gente por el miedo al rechazo escondido en las habitaciones profundas del subconsciente. Para mí, a cambio, aunque tengo miedo de ser rechazada en ciertas situaciones, no representa un problema cuando se trata de abordar desconocidos. Mis hermanas hasta se burlan de mí y compadecen a la pobre persona quien tiene le mala suerte de ocupar el lugar al lado del mío en el bus, avión, restaurante.

De vuelta al café y la escritura. Acabo de hacer una pequeña conversación con el camarero. No lo había visto antes. Es un chico joven y simpático. Se disculpó por el ruido que hicieron dos niñas de unos 3 años sentadas en la mesa al lado. Le contesté que eso no me molesta en absoluto y le expliqué que vengo aquí de hecho para variar de escenario, para escuchar voces y ver gente, aunque me quede concentrada en mi escritura. Estoy en mi burbuja, y el ambiente exterior, el ruido, las voces, clientes que entran y salen, camareros que toman órdenes y que llevan cafés, cervezas y bocadillos a las mesas, me sirven para agudizar mi concentración no para distraerme. Y bueno, una interrupción de vez en cuando me hace bien. Cuando era estudiante tenía un cuarto tranquilo para estudiar. Sin embargo, me sentaba en la cocina, o en la sala o cualquier lugar donde había “vida”, donde podía escuchar mi madre cocinando o las voces de los actores de su serie preferida. Esta costumbre se ha quedado.

Para escribir hay que participar en la vida. No me puedo quedar encerrada en mi piso, mirando los pensamientos amarillos en la terraza, escuchando el silencio y mi propio aliento. Necesito ver, explorar, oler, sentir, escuchar.

Otra de las ventajas de ponerme a escribir en este lugar es la ausencia de distracciones que tengo en mi casa: los trastes sucios esperando en el fregadero, la ropa que se acaba de lavar y que necesito tender, la tentación de vaciar el refrigerador o de hacer una siesta en mi cómodo sofá.

Además, no quiero desaprovechar mi tiempo y mi pequeña inversión financiera estando aquí. Quiero salir de este lugar con una sensación de satisfacción, haber escrito una página o más, quiero haber desarrollado algunas ideas.

5 beneficios de escribir en un café

1. Motivación. Un cambio en la rutina, salir de casa, estar en otro ambiente nos puede animar y estimular. En un café seguramente vamos a encontrar otras personas haciendo lo mismo que nosotros: tomar café concentrados en la pantalla. Estudios han demostrado que esto puede tener un efecto motivador; el simple hecho de realizar un trabajo junto a una persona que se esfuerza en una tarea te hará hacer lo mismo.

2. Resonancia estocástica. Un estudio llevado a cabo en 2019 se centra en lo que es denominado como «resonancia estocástica”. Este fenómeno inicialmente observado en animales demuestra que la cantidad adecuada de ruido de fondo beneficia a nuestros sentidos. El nivel puede variar de persona a persona, pero está comprobado que los estímulos sonoros de fondo también nos ayudan a mejorar la toma de decisiones. Algunos han llegado a bautizarlo como «el efecto cafetería». Así que la música de jazz, la conversación ligera de la mesa de al lado, y el barista manejando la máquina de café, no son una molestia, sino que pueden ayudarnos a estimular nuestra creatividad y a facilitar el flujo de ideas.

3. Variedad visual. Estar todo el día y todos los días sentados en la misma silla, en el mismo lugar, mirando las mismas paredes puede resultar aburrido y bloquear nuestra creatividad. Investigadores como Sunkee Lee, profesor adjunto de teoría y estrategia organizativa en la Escuela de Negocios Tepper de la Universidad Carnegie Mellon de Pensilvania ha llegado a la conclusión que la combinación de ruido, aglomeraciones casuales y variedad visual puede proporcionarnos la cantidad justa de distracción para ayudarnos a ser más agudos y creativos. Lee explica que la estimulación visual tiene un efecto en el proceso de pensamiento creativo de las personas. En su investigación, ha descubierto que la variedad visual ayuda a resolver un problema que tiene una solución óptima, pero que requiere que se piense fuera de la caja. Resulta que los cafés en este sentido ofrecen el marco ideal por sus estímulos visuales a raudales.

4. Aire de informalidad. Escribir en un café nos puede dar esta sensación de una mini escapatoria, de una salida de la rutina. El olor a café, la decoración, el ruido de fondo, la música suave, nos pueden invitar a relajarnos más. Sin estrés nuestra creatividad llega a niveles superiores.

5. Alejarse de distracciones. Las distracciones que tenemos en casa: la televisión, los trastes sucios, la limpieza, el refrigerador, el cómodo sofá, nuestro libro favorito, desaparecen en un café. Estamos prácticamente a solas con la pantalla. Eso puede favorecer el enfoque y la productividad.

Las 5 recomendaciones para optimizar la escritura en un café

1.Evitar las horas de la comida. Por un lado, el exceso de ruido puede estorbar y por el otro, si solamente vas a tomar un café y no consumir más, el personal ni los otros clientes apreciarán tu presencia ahí. Es una cuestión de respeto. Además, es casi seguro que no tendrás tu “mesa favorita” o que incluso no habrá ni siquiera lugar.

2. Mostrar generosidad y respeto. Si no consumes mucho, deja una propina generosa o limita el tiempo que ocupas una mesa.

3. Variar. Cambia de lugar. Descubre varios lugares y verifica donde te sientes mejor, donde tu productividad, inspiración, motivación y enfoque están al tope.

4. Organizarse. Decide con antelación en qué vas a trabajar y durante cuánto tiempo. Así te aseguras de ser eficiente con tu tiempo. Cuando hayas cumplido tu objetivo, podrás relajarte. Es una técnica similar a la de correr duro durante una hora y luego descansar y asimilarlo todo.

5. Crear una rutina. Puede parecer paradójico, porque escribir en un café nos saca de la rutina. Sin embargo, resulta útil y más eficiente escoger ciertos días de la semana y mantener los mismos horarios. Puede que de esta manera incluso encuentras “tu mesa” en tu lugar favorito. Al principio habrá que probar tal vez diferentes opciones, pero con el tiempo te darás cuenta qué días y horarios funcionan mejor para ti.

1 comentario en “Escribir en un café”

  1. Pingback: Mis hábitos para escribir: ¿Cómo me organizo? – Kat De Moor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MANEJAMOS LA INFORMACIÓN CON PRIVACIDAD

POLITICA DE PRIVACIDAD

De conformidad con lo establecido en la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares, Katrien De Moor pone a su disposición el siguiente aviso de privacidad:

Katrien De Moor, es responsable del uso y protección de sus datos personales, en este sentido y atendiendo las obligaciones legales establecidas en la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares, a través de este instrumento se informa a los titulares de los datos, la información que de ellos se recaba y los fines que se le darán a dicha información.

 

Además de lo anterior, informamos a usted que Katrien De Moor, tiene su domicilio en:

Résidence St. Georges

Chemin du Gué 6

Bâtiment A

01210 Ferney Voltaire (AIN)

Francia

Los datos personales que recabamos de usted serán utilizados para las siguientes finalidades, las cuales son necesarias para concretar nuestra relación con usted, así como para atender los servicios y/o pedidos que solicite:

  • Venta de libros
  • Envío de ebook
  • Envío de historias cortas
  • Envío de boletín informativo
  • Comunicar información acerca de eventos, webinars, entrevistas, noticias
  • Compartir información a través de un blog

Para llevar a cabo las finalidades descritas en el presente aviso de privacidad, utilizaremos los siguientes datos personales:

  • Nombre
  • Correo electrónico
  • País de procedencia
  • Asunto de interés
  • Mensaje compartido por el lector

 Por otra parte, informamos a usted, que sus datos personales no serán compartidos con ninguna autoridad, empresa, organización o persona distintas a nosotros y serán utilizados exclusivamente para los fines señalados.

Usted tiene en todo momento el derecho a conocer qué datos personales tenemos de usted, para qué los utilizamos y las condiciones del uso que les damos (Acceso). Asimismo, es su derecho solicitar la corrección de su información personal en caso de que esté desactualizada, sea inexacta o incompleta (Rectificación); de igual manera, tiene derecho a que su información se elimine de nuestros registros o bases de datos cuando considere que la misma no está siendo utilizada adecuadamente (Cancelación); así como también a oponerse al uso de sus datos personales para fines específicos (Oposición). Estos derechos se conocen como derechos ARCO.

Para el ejercicio de cualquiera de los derechos ARCO, se deberá presentar la solicitud respectiva a través del siguiente correo electrónico:

contacto@katdemoor.com

Lo anterior también servirá para conocer el procedimiento y requisitos para el ejercicio de los derechos ARCO, no obstante, la solicitud de ejercicio de estos derechos debe contener la siguiente información:

  • Nombre
  • Teléfono
  • Contenido o motivo de la solicitud
  • Firma

La respuesta a la solicitud se dará en el siguiente plazo: máximo 15 días hábiles, y se comunicará de la siguiente manera:

A través de correo electrónico contacto@katdemoor.com

A través del teléfono  +41 78 605 7446

Los datos de contacto de la persona o departamento de datos personales, que está a cargo de dar trámite a las solicitudes de derechos ARCO, son los siguientes:

  1. Nombre del responsable: Katrien De Moor
  2. Domicilio:

Résidence St. Georges

Chemin du Gué 6

Bâtiment A

01210 Ferney Voltaire (AIN)

Francia

  1. Teléfono: +41 78 605 7446
  2. Correo electrónico: contacto@katdemoor.com
  3. Otro medio de contacto: katdemoor.com

Cabe mencionar, que en cualquier momento usted puede revocar su consentimiento para el uso de sus datos personales. Del mismo modo, usted puede revocar el consentimiento que, en su caso, nos haya otorgado para el tratamiento de sus datos personales.

Asimismo, usted deberá considerar que para ciertos fines la revocación de su consentimiento implicará que no podamos seguir prestando el servicio que nos solicitó, o la conclusión de su relación con nosotros.

Para revocar el consentimiento que usted otorga en este acto o para limitar su divulgación, se deberá presentar la solicitud respectiva por escrito, mediante el envío de una carta o solicitud en formato libre a la siguiente dirección:

contacto@katdemoor.com

Del mismo modo, podrá solicitar la información para conocer el procedimiento y requisitos para la revocación del consentimiento, así como limitar el uso y divulgación de su información personal, sin embargo, estas solicitudes deberán contener la siguiente información:

  • Nombre
  • Teléfono
  • Contenido o motivo de la solicitud
  • Firma

La respuesta a la solicitud de revocación o limitación de divulgación de sus datos se dará a más tardar en el siguiente plazo: máximo 15 días hábiles, y se comunicará de la siguiente forma:

A través del correo electrónico: contacto@katdemoor.com

Nos reservamos el derecho a modificar o adaptar la presente Política de Privacidad en cualquier momento. Te recomendamos revisar la misma, y si te has registrado y accedes a tu cuenta o perfil, se te informará de las modificaciones. Usted puede solicitar información sobre si el mismo ha sufrido algún cambio a través del siguiente correo electrónico:

contacto@katdemoor.com

Recibe de manera gratuita una historia bellisima por tu suscripción.

LA ROSA BLANCA